Noticias Chevrolet - Descubrí el turismo aventura
  • Todas Todas
  • Populares
  • Recientes
  • g+1

Cruzando los Andes de Mendoza a Bariloche

 

No hay nada mejor que viajar en auto con los amigos, recorriendo trayectos que, ya de por sí, valen el viaje, ya sea por el sinfín de atracciones en el camino o por el paisaje deslumbrante. Seguir del oeste al sur de Argentina, cruzando por el medio de la Cordillera de los Andes, es una opción increíble para quien le gusta la naturaleza, los deportes de invierno y el vino.

Un buen itinerario es comenzar en Mendoza, ya a los pies de las montañas, y bajar rumbo a San Carlos de Bariloche, al sur del país.

A los pies de la Cordillera de los Andes, Mendoza mezcla lo mejor del enoturismo con el turismo de aventura. Además de una ruta de vinícolas para conocer y degustar el buen malbec producido en la región, es posible explorar los alrededores a caballo, en bicicleta o aventurarse en algunos senderos. Para los aventureros extremos, allí queda el punto de partida para subir al Aconcagua, que se ubica en un Parque Provincial que lleva el nombre de este monte.

Visitar la ciudad a finales de febrero e inicios de marzo es también una buena opción, pues es en esa época que ocurre la Vendimia, una de las mayores fiestas del país, que celebra la colecta de la uva en la región, regada, claro, con mucho vino. Por lo tanto, en caso de llegar allí por esa época, prográmese para pasar la noche. No vale tomar ruta después de degustar.

El viaje comienza siguiendo hacia el sur por la RN 40. Son 350 km hasta Las Leñas. El lugar es conocido como uno de los mejores picos para esquí y snowboard de la Argentina. Pero ir hasta allá en el invierno exige atención, las rutas se cierran a menudo por el exceso de nieve.

Tras recorrer cerca de 350 km de carretera, son aproximadamente 60 km de pistas de esquí, con acceso facilitado por teleféricos por doquier. La vida nocturna de la ciudad es bastante movida, con pubs y discotecas.

Continuando por la RN 40, se puede disfrutar del panorama deslumbrante de la carretera que cruza los Andes hacia el Sur. La próxima parada es lejos, cerca de 900 km abajo, en San Martín de los Andes, ya en la Patagonia Argentina.

Con aires de montaña, San Martín también ofrece desde esquí hasta restaurantes excelentes. Vale la pena visitar los lagos de los alrededores de la ciudad, por la llamada Ruta de los Siete Lagos. El mirador en el Cerro San Martín también es un espectáculo único.

Por la misma Ruta de los Siete Lagos se puede acceder a la próxima parada, Villa Angostura, en las orillas del Lago Nahuel Huapi. El pueblo encanta no solo por el paisaje espectacular, sino también por la arquitectura acogedora de sus casas de madera de techos bajos y sus excelentes restaurantes.

Desde allí falta muy poco para el punto final del viaje, San Carlos de Bariloche, uno de los destinos turísticos más conocidos del sur de Argentina. Cuando esté en Bariloche, no deje de visitar la Colonia Suiza, una aldea fundada por inmigrantes de aquel país, donde se puede conocer un poquito de la cultura helvética y probar comidas regionales, o arriésguese en los paseos de barco que parten de Puerto Pañuelo hasta la frontera con Chile.

Este itinerario suma casi 1400 km, que pueden recorrerse en cinco días, pero trate de programar un viaje con un cronograma flexible, así puede quedarse un día más donde le guste o hasta incorporarle algunos puntos al trayecto. Si va para allá durante el invierno, preste atención redoblada en las rutas y esté atento a cuáles rutas están abiertas para los autos.

A tiempo: mantenga el auto siempre al día para soportar un largo camino. Aproveche el paisaje y diviértase.